Contacto | Lenguaje | Personal OSX
logo    
  • d
    Calendario de Conciertos >
    Conciertos
    Foráneos
    Conciertos
    Infantiles
    Conciertos
    Didácticos
    Universitarios
    Viernes
    de Ensayo
    Conciertos
    a Beneficio
  • d
    Bienvenidos! >
    La Orquesta Sinfónica de Xalapa cuenta con el apoyo increíblemente generoso de individuos, fundaciones y corporaciones diversas a nivel local, estatal y nacional, aunado a la inquietud de melómanos y empresarios aficionados que de forma activa participan con la Orquesta; lo que le permite continuar con su tradición de ofrecer incomparables experiencias musicales en la Ciudad de Xalapa y más allá.

    › Leer más
    Bienvenidos! >
    d
    Benefactores y Amigos Corporativos OSX >
    Rica en tradición, innovadora en la visión, la Orquesta Sinfónica de Xalapa, es ampliamente considerada como una las mejores orquestas del país, al ser ésta la más antigua. Patrocinar a la OSX es una de las inversiones más poderosas que una empresa e institución puede hacer en el mundo de las artes y la cultura.

    › Leer más
    Benefactores y Amigos Corporativos OSX >
    d
    Formas de Participar >
    Hay una gran variedad de maneras en que usted puede construir una relación más cercana con una de las mejores orquestas del país; al mismo tiempo en que ayuda a la Orquesta Sinfónica de Xalapa para seguir ejecutando la mejor música del mundo, poniéndola al alcance de nuevos públicos, con la tradición de ofrecer incomparables experiencias musicales en la Ciudad de Xalapa y más allá.

    › Leer más
    Formas de Participar >
  •   VER SECCIÓN      
       
   
La Orquesta Sinfónica de Xalapa y sus espacios
El 21 de agosto de 1929, la Orquesta Sinfónica de Xalapa ofreció su primer concierto. Este singular acontecimiento tuvo lugar en el Teatro Sebastián Lerdo de Tejada, ubicado en la esquina de las calles de Francisco Javier Clavijero y Manlio Fabio Altamirano, a sólo una cuadra de distancia del Mercado Jáuregui y a dos del Colegio Preparatorio. La capital de Veracruz tenía ya un poco más de 35,000 habitantes y el gobernador Adalberto Tejeda, amante de la "música fina", había estimulado la creación de una orquesta sinfónica a partir del núcleo de maestros mejor capacitados de la Banda del Estado, dirigidos por Juan Lomán y Bueno, violinista coatepecano que había realizado estudios superiores en el Conservatorio Nacional.

El cine sonoro cumplía su tercer año de existencia y el Teatro Lerdo, edificado en la segunda mitad del siglo XIX y bautizado originalmente como Teatro Cáuz, pronto se convirtió en cine-teatro, programando dos funciones diarias para distracción y deleite de niños y adultos. Los primeros años de vida de la Sinfónica fueron azarosos. Más que temporadas de conciertos, la orquesta presentaba audiciones aisladas y participaba en fiestas de fin de cursos escolares y graduaciones, ceremonias cívicas y conmemoraciones. La sede más apropiada fue siempre el Teatro Lerdo, pero también existían otras opciones: el patio y el Salón de Actos del Colegio Preparatorio, el patio central de la Escuela Industrial para Señoritas, la antigua Escuela Normal Veracruzana y, llegado el momento, el Estadio Xalapeño, el Parque Juárez y la Catedral Metropolitana. Cuando la Sinfónica regularizó sus temporadas formales, el Lerdo fue su recinto habitual. Cada viernes se suspendían las funciones de cine y era tradicional el traslado del piano de cola desde el Colegio Preparatorio a cargo de Juanote y su equipo de cargadores de número. En el Teatro Lerdo llegaron a actuar con la OSX grandes solistas, como el pianista Claudio Arrau, los violinistas Henryk Szeryng y Ruggiero Ricci, y las célebres divas Irma González y Oralia Domínguez.

En 1944 el Director Fundador, Juan Lomán, se retiró y dejó su lugar a José Ives Limantour, quien permanecería como Titular hasta 1952. Siete años más tarde, en enero de 1959, y ya bajo la Dirección de Luis Ximénez Caballero se celebró en Xalapa el Festival Internacional Pablo Casals, que trajo a solistas de la talla de Mstislav Rostropovich y André Navarra. Dada la magnitud del evento y lo reducido del espacio en el vetusto Teatro Lerdo, el Festival tuvo que trasladarse al recién inaugurado Cine Xalapa, lo que puso al descubierto la necesidad de contar en la ciudad con un edificio apropiado para la música.
  Así, se originó el proyecto del Teatro del Estado, inaugurado en noviembre de 1962 con sus dos salas, Grande y Chica, hoy Emilio Carballido y Dagoberto Guillaumín, respectivamente; la primera pensada como sede de la Sinfónica de Xalapa y la segunda como espacio de la Compañía de Teatro de la Universidad Veracruzana. Durante ese año, mientras se terminaba la construcción del Teatro del Estado, la Orquesta tuvo como residencia temporal el Gimnasio Universitario. El primer concierto de la Sinfónica en su nueva casa tuvo lugar en marzo de 1963, bajo la dirección de Francisco Savín y con el pianista Gerhart Münch como solista. Así, durante medio siglo, el ahora llamado Teatro Ignacio de la Llave fue la sede regular de la Orquesta Sinfónica de Xalapa, pero no la única: en los largos periodos en los que el Teatro estuvo inhabilitado por las varias remodelaciones que ha tenido desde su apertura, la Orquesta se vio forzada a emigrar temporalmente a otros espacios, como los Auditorios del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación y el de la actual Escuela Normal Veracruzana.

Las primeras cuatro décadas de la OSX en el Teatro del Estado vieron pasar como Directores Titulares a Francisco Savín, en tres periodos distintos (1963–1967, 1984–1986 y 1990–2001); un breve retorno de José Ives Limantour (1967–1969); Fernando Ávila (1969–1975); Luis Herrera de la Fuente (1975–1984); Enrique Diemecke (1986) y José Guadalupe Flores (1987–1990). Fue Carlos Miguel Prieto (2002–2007), quien impulsó decididamente las gestiones formales para hacer realidad el sueño añejo de construir una Sala de Conciertos para la OSX. Su iniciativa –a la que Fernando Lozano dio continuidad durante su periodo como Director (2007–2011)– aterrizó en suelo fértil, y fue en el año 2006 cuando ¡al fin! se puso en marcha la contrucción de esta Sala.

A partir del 23 de agosto de 2013, bajo la Dirección Artística de Lanfranco Marcelletti, esta magnífica Sala de Conciertos es la nueva casa de la Orquesta Sinfónica de Xalapa. Éste es un recinto expresamente construido para la música sinfónica, con todo el esmero técnico desarrollado por la ciencia de la acústica y que un proyecto de este calibre requiere. Se dice –con justa razón– que una orquesta sinfónica adquiere un sonido propio, distintivo y característico, sólo en alianza con un recinto acústico que le obligue a demostrar sus mejores cualidades. Éste es el reto que a partir de ahora asume la Orquesta Sinfónica de Xalapa ante su público.
 
El proyecto acústico: ¿Qué hay de especial en esta sala de conciertos?
Una Sala de Conciertos es un espacio único, especial. Es algo bien distinto a un teatro, un auditorio, un cine o cualquier otro recinto cerrado. Su construcción implica una combinación de ciencia y arte, al más alto nivel. Como los grandes palacios, no hay dos idénticas, así pues cada una parte de una concepción original. A finales del año 2005 y principios del 2006, cuando se empezó a delinear el proyecto de esta nueva Sala de Conciertos, un grupo de ejecutantes de la OSX decidió involucrarse activamente en el proceso de selección de la empresa de consultoría que se haría cargo del diseño acústico del recinto. Se presentaron a la convocatoria las firmas internacionales más prestigiadas en este ramo. Después de escuchar presentaciones de cada una, los miembros de éste grupo optaron por el proyecto de la empresa Kirkegaard y Asociados, con oficinas en Chicago, EUA. Una vez hechos los contratos, se iniciaron los esbozos conceptuales. Lo primero que aconsejó el consultor acústico fue que se adoptara la forma arquitectónica conocida como shoe–box, o caja de zapatos, para el espacio de la caja acústica, geometría que ha sido probada favorablemente en otras salas de conciertos del mundo. De ahí, vino el dimensionamiento de volumetría del espacio. En todo este proceso se logró el buen maridaje necesario con el equipo de diseño arquitectónico de la Universidad Veracruzana. Fueron ellos quienes comenzaron a imaginar la forma del edificio, partiendo de la funcionalidad requerida por los músicos de la OSX y las recomendaciones de Kirkegaard. Las dimensiones del espacio denominado caja acústica (que comprende el escenario, el área de butacas, palcos y cabinas), se determinaron cuidando todos los principios acústicos y arquitectónicos; entre ellos, el de renunciar a construir muros paralelos para evitar la reverberancia o rebotes de sonido no controlados, percibidos por un espectador como "ecos" que demeritan la claridad sonora. Kirkegaard dictaminó que esta caja acústica (parte sustantiva del proyecto), debería quedar aislada físicamente del resto del edificio, lo cual requirió el uso de juntas acústicas de la más alta tecnología para sellar el espacio de varios centímetros que separa la caja del edificio exterior, evitando con ello la contaminación auditiva por ruidos externos en el interior, así como la fuga de los sonidos que se producen en el interior. Para lograr este aislamiento acústico se ha requerido también la instalación de puertas de acceso que responden a especificaciones bien rigurosas en cuanto a su construcción y materiales.

Los primeros resultados del proceso de diseño definieron las dimensiones a conservar: una altura del escenario al plafond de 23 metros, un ancho de sala de 25 metros, y el fondo de 50 metros. Estas dimensiones permitieron lograr un aforo de 1,350 espectadores. Los materiales que especificó el consultor acústico fueron los de más alta densidad, como piedra y concreto en paredes y cubierta, con espesores de más de cincuenta centímetros, y madera de encino blanco fijados sobre camas de triplay en los pisos, muros y plafones, para el recubrimiento final.

El apoyo de las nuevas tecnologías, con simuladores digitales, fueron de gran apoyo en los laboratorios de Kirkegaard. De esta manera, se fueron moldeando los diferentes ángulos y curvas de la caja acústica. Incluso el muro escultórico, diseñado por el maestro Hiroyuki Okumura, tuvo que ser evaluado acústicamente y recibió normas, como la profundidad máxima y mínima del bajo relieve, en sus diferentes alturas respecto al plafond.
  De las especificaciones técnicas de los servicios, la más analizada e importante fue el diseño y cálculo de los sistemas de inyección y extracción del aire acondicionado, pues éste no debe producir murmullo alguno. Su inyección es a través de una gran cámara presurizada, ubicada en un nivel inferior a las butacas, y fluye hacia la sala a través de rejillas instaladas debajo de cada butaca, a una velocidad tan baja que no genera ruido. Los equipos enfriadores fueron fabricados en Canadá con la tecnología de punta que requieren estos espacios.

La mecánica teatral, utilizada para elevar y bajar la plataforma ubicada en la parte trasera del foro (necesaria para ubicar a un coro), fue minuciosamente analizada, en particular su sistema mecánico. Kirkegaard especificó la instalación del sistema "espirolift" con ocho motores elevadores, que garantizan un movimiento suave pero ágil, sin generar ningún ruido. Estos equipos, de tecnología alemana, se fabricaron en Canadá.

El canopy o difusor acústico de cuatro elementos, colocado arriba del escenario, se compone de una estructura tubular de acero y vidrios laminados curvos. Su función es "repartir" los sonidos emitidos desde el foro hacia toda la sala de manera uniforme, de modo que la calidad del sonido que percibe el espectador es excelente en cualquier ubicación de la sala. Tanto su altura como su ángulo de inclinación pueden modificarse, según las especificaciones del consultor acústico, de modo que se adapten a las necesidades de las distintas agrupaciones orquestales y programas musicales que se presenten.

La selección y especificación de las butacas fue muy estricta. Fue necesario que los proveedores de este mobiliario sometieran a pruebas de laboratorio sus propuestas, para que cumplieran las normas especificadas de absorción y reflexión acústica, aparte de que su mecanismo no presentara riesgo de ruidos. Las butacas seleccionadas son de fabricación española.

Adosados a los muros de la sala se instalara un sistema de banners o cortinas acústicas que podrán ser desplegadas en su totalidad, cubriendo el muro escultórico, lo cual altera la absorción y reverberación del sonido al interior de la sala. Esta elemento acústico también será parte del proceso de afinación de la sala de conciertos.

Como se puede apreciar, este nuevo espacio cultural prueba que el esfuerzo en el diseño, tanto acústico como arquitectónico, de instalaciones especializadas en mecánica teatral e iluminación escénica, es único a nivel nacional. La expectativa es que respondamos con la apertura de la mejor Sala de Conciertos, para una más brillante actuación de nuestra prestigiada Orquesta Sinfónica de Xalapa, así como el disfrute y enriquecimiento cultural de nuestros melómanos.

Hoy es un día de fiesta, no es para menos. Son pocas las ciudades en el mundo que cuentan con una Sala de Conciertos de esta envergadura. Xalapa tiene ya este privilegio.
Tlaqná Sala de Conciertos OSX
 
       
Facebook Twitter Youtube